Messi en modo Dios: el cuarto gol es una maravilla total

"No tengo más palabras para describir a Messi" dijo Lionel Scaloni, entrenador de Argentina, al término del partido con Estonia que fue una histórica goleada 5-0. Y sí, tiene razón. Ya es difícil describir a Messi de una manera nueva, de una manera que sorprenda. El único que sorprende es Messi mismo, que por primera vez en su carrera anotó cinco goles con su selección. Y los hizo ante una selección débil como Estonia, pero nadie le mete cuatro o cinco goles en un partido a una potencia.

El cuarto gol sobresale de los demás. En una jugada confusa, Messi se escapó por la derecha perseguido por un marcador, frenó de golpe, hizo chocar a este marcador con el portero y, con otro rival atrás, Messi definió corto con el arco vacío.

Todos pensaron que había sido falta anterior, pero el árbitro dejó seguir y vino esta maravilla que se transformó en el 4-0 parcial. Lo anecdótico de todo es que tras el triunfo contra Italia se estaba en la duda sobre si Messi jugaría este partido, un encuentro menor. Para Messi, sin embargo, no hay partidos menos importantes y sobre todo cuando son con la celeste y blanca. Los quiere jugar todos.