"Estaba por comer, sonó el timbre de mi casa y era Ancelotti: entró, se sentó..."

Para el Real Madrid el último mercado de pases fue estratégico. Decidió no reforzar la delantera, dejando a lo que tenía con Benzema de líder, pero si metió mano en la mitad de cancha con la salida de Casemiro y el fichaje de Tchouaméni y además, fichó a Antonio Rudiger, para muchos, el defensor más duro de toda la Premier League.

El contrato que firmó el alemán será de cuatro temporadas, salario de 9 millones de euros y una cláusula de salida de 400 millones de euros. Rudiger es un expreso pedido de Carlo Ancelotti, que ve al alemán, como el salto definitivo en la parte defensiva. Lo más destacado es que Real Madrid gana una carrera en la que estaban Juventus, Bayern Munich, FC Barcelona y hasta el Paris Saint Germain.

Rudiger llegó al Real Madrid por pedido de Ancelotti.

Rudiger llegó al Real Madrid por pedido de Ancelotti.

Y el deseo de Ancelotti fue tan grande por tener a Rudiger que ahora el propio defensor sacó a la luz una historia el día anterior a su presentación en el Real Madrid: "Solo había estado en nuestra nueva casa con mi familia durante unas pocas horas, estábamos haciendo una barbacoa, hasta que de repente sonó el timbre. Lo abrí y Carlo Ancelotti estaba parado frente a mí".

"Se sentó a la mesa con nosotros, comió con nosotros y conoció a mi familia. Muy normal, muy cercano. Estuvo dos horas, hablamos de todo. Seré honesto, nunca había experimentado algo así, ningún entrenador había hecho algo así por mí. Después de los pocos meses con él, tengo que decir: cuando se trata de jugadores, Ancelotti es intocable...", confesó Rudiger.

"Siempre fue mi sueño jugar en la Premier League. El Real Madrid era una fantasía, algo más grande, pero no lo suficientemente cerca para mí. Solo me di cuenta de eso después de mudarme. Entonces de repente me senté en mi casa y no podía creerlo, era una sensación brutalmente hermosa. Luego el encuentro con Ancelotti y mi presentación un día después... ¡Nunca pensé que viviría algo así!", sentenció Rudiger.

Lo cierto es que a pesar de todo eso, Rudiger todavía no puede ganarse un lugar en el once inicial porque el nivel de Militao y Alaba es altísimo y Ancelotti no quiere que esa zaga defensiva se desarme en su mejor momento.