El Mundial Fascista: Lesionaron a 11 jugadores y ganaron la Copa del Mundo

«Campionato Mondiale di Calcio» o Copa del Mundo Italia 1934 fue la segunda edición del trofeo más querido del fútbol. En esta ocasión, la organización recaía sobre los hombros del país de Benito Mussolini, "Il Duce".

Esta edición fue la primera en contar con Eliminatorias. Europa recibió 12 cupos; Sudamérica, 2; Norteamérica, 1; África y Asia, 1. El Fascismo italiano observó esta competición como una oportunidad para popularizar al renovado régimen de la época.

A continuación, 10 curiosidades de la Copa del Mundo Italia 1934.

Uruguay, vigente campeón, rechazó participar como respuesta al boicot europeo de 1930. Argentina desertó, pero se arrepintió y mandó a una selección amateur. Perú se retiró como respuesta a Il Duce y Brasil retuvo a sus jugadores profesionales con militares, pero envió una selección amateur.

El vigente campeón, Uruguay, rechazó participar.

Benito Mussolini quiso llevarse la atención de las cámaras desde el primer día. El dictador convirtió la competición estratégicamente en propaganda fascista y decidió propalar la idea de la supremacía del pueblo italiano. Sus aspiraciones se plasmaron en sus desafortunadas declaraciones: «Quizá no me ha comprendido bien: no sé cómo se hará, pero Italia debe ganar este campeonato, es una orden». Por último, el Estadio de Turín pasó a llamarse Estadio Benito Mussolini.

El Mundial de Benito Mussolini.

¿Se ha preguntado por qué los inventores de este deporte no participan aún en los Mundiales? Resulta que los ingleses se negaban a participar aduciendo que si ellos inventaron el juego, es de poca gracia que se anden disputando campeonatos fuera de Inglaterra.

Inglaterra planteaba censurar los partidos internacionales.

¿Te fastidia ver dos partidos a la vez? En el Mundial 1934, se jugaron todas las llaves de octavos en simultáneo. Italia-Estados Unidos, España-Brasil, Austria-Francia, Hungría-Egipto, Checoslovaquia- Rumanía, Suiza-Holanda, Alemania-Bélgica y Suecia-Argentina, imagina oír la trasmisión radial de 8 partidos. Lo mismo ocurrió en los cuartos de final: Suecia-Alemania, Suiza-Checoslovaquia, Hungría-Austria y España-Italia.

Póster de la Copa del Mundo.

Oldrich Nejedly obtuvo la Bota de Oro del Mundial pero en el 2006. Este jugador de Checoslovaquia obtuvo la distinción tras 72 años ya que la FIFA le reconoció como suyo un gol que supuestamente había anotado Rudolf Krcil ante Alemania en semifinales. Con un total de 5 tantos, Oldrich fue el goleador del Mundial.

Oldrich Nejedly anotó 5 goles en la Copa del Mundo.

Que mala suerte la de Luis Monti. Este jugador fue amenazado por los uruguayos si ganaba la Copa del Mundo en la final de 1930, sin embargo, por presiones de Mussolini, este jugador defendió a la azzurra en 1934, fue amedrentado y la horca lo esperaba si no ganaba la bendita copa.

Luis Monti defendió a Argentina e Italia.

La FIFA no quiso enfrentar a Il Duce y permitió que Italia alineará a 4 argentinos y 1 brasileño. Luis Monti, Enrique Guaita, Attilio Demaría, Raimundo Orsi eran los argentinos que si bien tenían origen azzurra no cumplían la regla de los 3 años viviendo en el país para poder defender la selección. Lo mismo ocurrió con Anfilogino Guarisi, este brasileño fue otra muestra de la débil administración del ente suizo.

Italia jugó con argentinos y un brasileño.

En el partido de cuartos de final, Italia se enfrentó a España. Los de la azzurra estaban desesperados por las amenazas de muerte del partido fascista y ante la calidad de los hispanos de Isidro Lángara, recurrieron al juego brusco. Al arquero, Ricardo Zamora, le rompieron dos costillas, luego lesionaron a cracks como Ciriaco, Fede, Lafuente, Iraragorri, Gorostiza y Lángara. El partido terminó en empate 0 a 0,por ende, la FIFA decidió que se jugara un partido de desempate. Italia completó su sesión de lucha libre en el segundo partido y "quebraron" a Quincoces, Bosch, Chacho y Luis Regueiro. El contador acumuló 11 jugadores lesionados, el árbitro René Mercet fue suspendido de por vida por la FIFA. Las crónicas de la época afirman que anuló 2 goles españoles válidos y el 1 a 0 anotado por Giuseppe Meazza ocurrió tras una falta al arquero Juan Nogués.

Isidro Lángara crack de la época.

Otra vez Mussolini como protagonista. El dictador, previo a la final, se dirigió a sus jugadores y afirmó «Buena suerte muchachos, pero ganen. Si no, crash». Benito hacía referencia al sonido de la guillotina. Asimismo, amenazó al DT, Vittorio Pozzo, en los vestuarios le dijo «Que Dios lo ayude si pierde».

Benito Mussolini amenazó con la guillotina a los italianos.

Los jugadores italianos apelaron al instinto de la supervivencia y por su bien, ganaron el partido. Los checoslovacos se adelantaron, sin embargo, Orsi empató el partido. Llegó la prórroga y Schiavino anotó el 2 a 1 definitivo. El jugador declaró que fue impulsado por la energía de la desesperación. Los vencedores fueron declarados héroes nacionales, sin embargo, Guaita fue enviado a un frente militar porque era estrella en la Roma y Il Duce era fan de la Lazio, es decir, solo perjudicó al eterno rival. Por suerte, este crack de origen argentino escapó y regresó a su país natal.

Periódico de la época sobre el Mundial 1934.

A pesar de las intromisiones del dictador, el Mundial fue un éxito mediático. 277 periodistas provenientes de 29 países cubrieron el magno evento. La Coppa del Duce fue un éxito y el orden maquillado por el fascismo hizo que el sistema se presente como una opción para el mundo, lo cual fue más notorio en las Olimpiadas de Berlín 1936. El Mundial fue un espectáculo en materia de goles, se anotaron 4 goles en promedio por partido, en 17 partidos, se celebraron 70 tantos.

Gazetta sobre el Mundial 1934.